Con esta avanzada técnica que permite visualizar al paciente el tratamiento aproximado definitivo, mejoramos la planificación y el diseño estético personalizado para cada paciente. Hacemos un estudio detallado, en el que tomamos registros, fotografías faciales y dentales, diseñamos la sonrisa según su fisionomía y hacemos una simulación real en boca.

 

¿Qué beneficios conseguimos? Un diseño de sonrisa individualizado según los parámetros estéticos de cada paciente antes de comenzar el tratamiento para interactuar con el paciente y que pueda opinar sobre los resultados finales antes de llevarlo a cabo.